El Masaje

El masaje proviene de tiempos ancestrales en que ya eran conocidos los beneficios de recibirlo. En Mesopotamia se registra la palabra masaje en lengua Sumeria hace 4,000 años y escritos provenientes de esas épocas reflejan que los masajes eran algo usado entre los Sumerios. Aparentemente este es el primer registro que se tiene en la historia del hombre respecto de los masajes.

En la antigua India y en Grecia también hay registros de existencia del masaje y de palabras que hacen referencia a él, como “frictio”. En la milenaria China también hubo masajes y hay referencias escritas de su uso médico y sanador.

Nuestra manera de entender el masaje es que algo que viene de tanto tiempo atrás y que aparece en diversas culturas y civilizaciones, debe tener algo de extraordinario. Además, con el tiempo, con su uso y su estudio se han creado nuevas técnicas de masaje en distintos países, con orientaciones distintas pero casi todas con un objetivo común: el bienestar humano.

Es una forma de estar en contacto con el otro y simultáneamente el masaje es la posibilidad de estar en contacto con uno mismo. Si al recibir masaje nos centramos en sentir, en observar qué surge con el toque del terapeuta o masajista, abrimos la puerta hacia nuestro propio universo interno. El masaje es un regalo que cada quien se puede hacer a sí mismo.

El mejor masaje es el que se recibe. Si no haces tu cita y no vienes para recibirlo  . . .    El mejor masaje está a tu alcance. Cita + Masaje = Bienestar.

¿Has sentido dolencias corporales, fatiga, entumecimiento, estrés, falta de energía, etc.? Tal vez sea el momento de que te obsequies la oportunidad de recibir un masaje.

¡Aparta tu masaje ahora mismo!

Teléfonos: (55) 4201-0157    044(55) 2575-4487